Los Ángeles y el cine. Las mejores narraciones en off

Los Ángeles y el cine

Los Ángeles y el cine. Las mejores narraciones en off. La ciudad de las estrellas, emblema del glamour, del lujo y del cine escapista, se ha descrito en numerosos voiceovers de películas. Normalmente, buscan darle al espectador una idea del lugar en el que va a transcurrir la historia. Y muchos coinciden en señalar los contrastes que existen entre la idílica imagen del tópico y la dura realidad que se esconde tras ella.

Veamos algunos de los voiceovers más memorables sobre Los Ángeles que nos ha dado el Séptimo Arte.

L.A. Confidential (1997)

Los Angeles y el cine. L.A. Confidential

Venga a Los Ángeles, el sol luce brillante, las playas son amplias y atractivas, y los cultivos de naranjas se extienden hasta donde alcanza la vista. Hay empleos a montones, y la tierra es barata. Cada trabajador puede tener su propia casa, y en cada casa, una feliz familia enteramente norteamericana.

La voz de Danny de Vito, como un locutor publicitario, nos introduce así en la ciudad, mientras imágenes paradisíacas se nos muestran y una alegre canción de los años 50 suena de fondo, cantada por Dean Martin. Es todo exageradamente lujoso y bello, tanto que resulta forzado y antinatural, parece que estuviéramos viendo un spot de televisión de una promoción inmobiliaria. El propio Danny nos cuenta a continuación que esa es la imagen de Los Ángeles que se vende de cara al exterior. Pero que debajo de las riquezas existe el mal: una red de crimen organizado en la que el precio del lujo es la corrupción y la vida de muchas personas.

Es el terreno típico y perfecto para una historia de cine negro, y eso es lo que L.A. Confidential ofrece: dos policías, uno corrupto, el otro íntegro, se verán envueltos en una investigación que les llevará, pese a sus diferencias, a colaborar para derrotar un enemigo común.

El crepúsculo de los dioses (1950)

El crepúsculo de los dioses. Los Angeles, el cine y la voz en off

Sí, esto es Sunset Boulevard, Los Ángeles, California. Son cerca de las cinco de la mañana. Ésta es la brigada de homicidios, con detectives, periodistas y todo. Ha habido un asesinato en una de las mansiones del bloque 10.000. Seguro que leerán la noticia en los periódicos. Lo anunciarán por la radio y la televisión, porque está implicada una gran estrella de cine de antaño Pero antes de oír una versión desvirtuada y exagerada, antes de que los columnistas de Hollywood le echen el guante, quizá quieran oír los hechos, toda la verdad.

Los Ángeles y el cine negro parecen hechos el uno para el otro. La voz en off del protagonista de esta película se dirige a nosotros para narrarnos la historia en flashback, y nos cuenta cómo es cada detalle de una de esas viejas mansiones de Sunset Boulevard. Lo curioso es que ese protagonista que se dirige a nosotros está muerto, y lo que nos va a contar es quién le asesinó y por qué. Así, a lo largo de dos horas, asistimos a una dura historia de ambición, de los trastornos que ocasiona fama pasajera y de los sórdidos extremos a los que puede llegar un hombre corriente para alcanzar la felicidad.

El gran Lebowski (1998)

El gran Lebowski. Los Angeles, el cine y la voz en off

En el Oeste vivía un tipo del que quiero hablaros. Un tipo llamado Jeff Lebowski. Al menos ese nombre le pusieron sus padres. Pero él lo utilizaba poco. Lebowski se hacía llamar “el Nota”. En mi tierra nadie se haría llamar “el Nota”. Pero muchos detalles del Nota me resultan extraños… Y lo mismo puede decirse del lugar donde vivía. Tal vez por eso mismo me parecía fascinante aquel lugar. Un lugar llamado “la ciudad de los ángeles”. No se merece ese nombre, pero en ella vive gente maja. No conozco Londres. Nunca viajé a Francia. Nunca vi a la reina en paños menores. Pero después de haber visto Los Ángeles… y la historia que os voy a contar, he visto lo más asombroso que se puede ver en este mundo.

Pasamos a uno de los grandes hitos del cine independiente de los 90. Los hermanos Coen consolidaron su fama con esta estrafalaria comedia en la que el mundo es un caos gobernado por casualidades absurdas y pasiones ridículas. La excepción es un personaje que escapa a esos avatares por su carácter pasivo y abandonado, que hace de él un héroe totalmente atípico. Encarnado por Jeff Bridges, el Nota es ya un personaje legendario en la historia del Cine. El voiceover que narra sus aventuras es un modelo, porque usa el contrapunto para conseguir un estupendo efecto cómico: el humor surge precisamente por lo serio y sobrio que es el locutor, frente al desenfreno disparatado que vemos en las imágenes.

Y Los Ángeles es el lugar en el que transcurre esta historia. El narrador nos la describe como una ciudad en la que suceden cosas extrañas y asombrosas, que no ocurren en ningún otro lugar. Que eso sea bueno o malo no se juzga; la comedia de El gran Lebowski consiste precisamente en llevar lo corrupto hasta lo grotesco sin declararlo abiertamente, por eso el voiceover mantiene en este caso una fría distancia.

Buscando un beso a medianoche (2007)

Buscando un beso a media noche. Los Angeles, el cine y la voz en off

El beso de medianoche no es sólo otro beso. Es toda la esperanza de romance del año culminando en un solo momento. Y este beso tan sobreestimado, que finalmente llega tras innumerables mensajes de texto, charlas virtuales, llamadas, idas y venidas, sucede en un momento en que el tiempo es de crucial importancia, justo cuando uno siente el peso del año que se avecina, mezclado con la soledad y las frustraciones de años pasados.

El voiceover, el cine independiente y de autor siempre se han llevado bien.El beso de media noche no es solo un beso”, explica la voz en off mientras suena Paradise With You, una canción muy elegante y conmovedora que acompaña de forma ejemplar las imágenes que nos presentan en blanco y negro una ciudad de Los Ángeles muy al estilo de Woody Allen. Diferentes escenarios que comparten dos elementos comunes; la naturalidad que destilan y la presencia de enamorados besándose, por supuesto.

La sinceridad con la que el protagonista nos introduce en la historia nos da pistas sobre el tipo de películas que vamos a encontrarnos. Podríamos catalogarla como cine independiente romántico. Buscando un beso a media noche es diferente, por el tono, los personajes y sus diálogos.

Los Ángeles y el cine siempre van de la mano. ¿Recuerdas alguna otra película con una voz en off que hable de la ciudad de las estrellas? Compartidlo con nosotros.

Artículo relacionado: Nueva York, el cine y la voz en off.

¿Tienes alguna duda? Pregúntanos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 Scroll Up